viernes, 20 de marzo de 2009

De mudanza (Original 20-3-2009)

Cuando era pequeña y bailaba en un grupo de danzas asturianas, las mudanzas eran para mí los pasos más importantes de cada baile. Cuando crecí, se convirtieron en la incómoda -y a veces utópica- acción de transportar todas mis cosas de un sitio a otro varias veces al año, aunque mi hermana Bego es mucho más experta que yo y ella os puede dar auténticos cursillos, si queréis.

Ahora, una mudanza es para mí un cambio de soporte cibernético. Misma ilusión, mismas ganas, misma intención de idear, desvariar y, de vez en cuando, haceros sonreír.

Ésta ha sido la primera casa de Érika Gael, y por eso la atesoraré siempre con cariño, pero algunos problemillas técnicos (no quiero hablar mal de Blogia, que para eso han soportado mis divagaciones durante meses...) me han impulsado a buscar otro refugio:

Espero seguir viéndoos a tod@s los que me habéis apoyado, me habéis animado, me habéis leído, me habéis emocionado, me habéis descubierto, me habéis seguido conociendo un poquito mejor. Toca poner el punto y aparte a una etapa, pero espero que, en la que empieza, tenga aún más cosas que contaros.

Os quiero. Gracias por vuestros comentarios y vuestras lecturas, que han sido muchas más de las que esperaba. Millones de besos!

1 comentario:

Bego dijo...

No por favor, a mí no me preguntéis sobre mudanzas! Experta seré, pero huyo de ellas como de la peste...