jueves, 23 de abril de 2015

Feliz día de las historias por contar

   

   Cada año, a medida que se acerca el 23 de abril, me surge el dilema de qué es lo que realmente estamos celebrando. El libro, tal y como lo entendemos hoy en día, creo que merece pocas fiestas, sobre todo si tenemos en cuenta que el objetivo de esta fecha parece haberse convertido en vender, vender, promocionar y seguir vendiendo. Vamos, lo que ya tratamos de hacer los trescientos sesenta y cuatro días restantes, pero con excusa. ¿Qué quieren que les diga? Tal vez eso sea el día del Libro, pero a mí no me parece muy Feliz. 

   Esa es la razón por la que, casi desde que este blog existe, yo haya buscado motivos auténticos para celebrar una fecha que, por otro lado, se me antoja muy especial. Hasta ahora he festejado el día de los libros no publicados, el día de las letras... Este año lo tengo claro: para mí, es el día de las historias que aún están por contar, esas que habitan en el limbo infinito de las ideas. 

   Por cada libro que amarillea en una estantería, que calza una mesa o que se amontona en una mesilla de noche, hay miles y miles de historias por contar. Unas permanecen agazapadas y expectantes en la oscuridad, donde esperan ser descubiertas; otras se van quedando en el camino -o en el tintero-, aguardando momentos mejores. Y todas ellas son la promesa de un mañana lleno de emoción, de experiencias, de lágrimas y de risas. De viajes en el tiempo, de aventuras en alta mar, de amores épicos y de misterios irresolubles. 

   Las historias que han sido contadas, las que se narran en los libros, ya han tenido su minuto de gloria. Han vencido a la desidia, a los miedos, a las correcciones, a las críticas, a las decisiones... Han llegado, sanas y salvas, hasta el final del camino. ¿Qué más quieren? Son las historias por contar las que necesitan de todo nuestro empuje, de nuestra plena conciencia. Son ellas las que merecen celebrar su propio día. 

   Por eso, yo voy a celebrar este día de la mejor manera que se me ocurre: dándole forma a las mías y ayudando a otros autores a crear también las suyas. ¡Planazo! ;) 




2 comentarios:

Sandra M dijo...

Pues feliz día de las historias por contar!! :)

Érika Gael dijo...

Feliz día para ti también, Sandra :).