lunes, 21 de junio de 2010

ST


Nada hay más obsceno que la sangre. A excepción, quizá, de las lágrimas.

2 comentarios:

Nieves Hidalgo dijo...

¿Esa frase significa algo malo?
¿Estás triste?
Que no me entere yo, pequeña.

Besos

Natàlia Senmartí Tarragó dijo...

Érika, pues sí, la sangre en la nieve o la lágrimita fácil a moco tendido, sin embargo ni la una ni la otra, pueden, a veces, evitarse.