sábado, 27 de noviembre de 2010

Premios Dama 2010










Demasiado emocionada como para expresarlo con palabras, a pesar de que éstas sean mi señal de identidad. Tan sólo puedo dar las gracias: a ClubRomántica por organizar los premios, a todos los socios que han decidido que yo debía estar incluida en esas dos categorías ("Mejor Autor/a Romántico Nacional"... ¡ufff! Menuda responsabilidad) y a toda la gente que, haya votado o no, sé que lo celebra conmigo.

Un millón de besos a todos.

martes, 7 de septiembre de 2010

Inauguración de mi página web

Sé que os he tenido largamente abandonados, y que muchos ya habíais perdido la esperanza de que este rinconcito volviera a abrir sus puertas. Sin embargo, valía la pena hacer sonar las bisagras una vez más para anunciar que Érika Gael dispone al fin de otro lugar en la web desde el que podréis seguir sus pasos. Es hora de quitarse el mono, el casco y el chaleco reflectante, de despedir al hada que anunciaba las sempiternas obras estivales, y de pasear ante un nuevo escaparate.

Espero, de todo corazón, que os guste. A partir de este momento, os encontraré allí ;).





miércoles, 14 de julio de 2010

Entrevista + Reseña en Yo leo, Yo comento


Hace unos días, Aineric, administradora del blog "Yo leo, Yo comento", se puso en contacto conmigo para mostrarme la reseña de Faery que había subido a su web. De ese email surgió la posibilidad de hacer una entrevista y, apenas unos días después, puedo enseñaros a vosotros el resultado.
Ha sido un placer colaborar contigo y con tu página, Aineric, y ya sabes que espero volver a coincidir próximamente. Es extraordinario ver cómo cada vez más personas, y cada vez más jóvenes, se apuntan a la lectura y a llevar ésta un paso más allá, creando sus propios blogs, desarrollando un criterio y esmerándose en elaborar reseñas y artículos al alcance de todos. Desde aquí va mi enhorabuena y mis mejores deseos, no sólo a Aineric, sino a todas ellas.

domingo, 11 de julio de 2010

Faery en La devoradora de libros



Faery sigue suscitando opiniones. Ése de ahí arriba es el enlace que os llevará al blog de Julia Siles, quien ya me entrevistó para la revista RománTica´s hace unos meses y quien -lo sé de muy buena tinta- ha disfrutado con las andanzas de Xesa y Lugh como una "enana" y ha tenido el detalle de compartirlo con todos vosotros.

Muchísimas gracias, Julia. Sabes que siempre es un placer leerte, y espero que muy pronto tu sueño también se cumpla y podamos tener el gusto de conocer tus Lealtades Enfrentadas en papel. Mientras tanto, habrá que seguir trabajando en esa película que comentas... jejeje.

Muchos besos a todos de, hoy sí, una mujer en pleno período vacacional.

domingo, 4 de julio de 2010

Va de reseñas


Hasta que vuelva a ser una humana libre otra vez el viernes por la tarde, os dejo en compañía de dos amigas que han tenido la amabilidad de colgar sendas reseñas de Faery en sus blogs (y, de paso, la gentileza de avisarme, porque últimamente no me entero de nada...)

Gracias por vuestras palabras, Lecturiosa y Tanís. Espero que pronto podamos coincidir de nuevo!

viernes, 2 de julio de 2010

El día que Erik se redimió


Reconozco que fui una de las primeras escandalizadas que se negó en rotundo a tener cualquier tipo de contacto acústico o visual con la -por aquel entonces lejana- idea de sir Andrew Lloyd Webber de llevar a cabo una secuela de "The Phantom of the Opera" en colaboración con el señor Forsyth -el anticristo de los phans-.

He tratado de permanecer alejada de esos planes, que al principio a todos nos parecían descabellados y que, a pesar de haber ido tomando una forma paulatinamente más definida conforme pasaban los años, siguen siendo descabellados. Evité leer foros, suscribirme a boletines, rastrear información en Google. Me negué a retomar la lectura de esa fatídica obra, "The Phantom of Manhattan", en la que todos los seguidores de Erik nos cagamos al menos una vez en nuestra vida.

A principios de marzo fui a El Corte Inglés en busca de una banda sonora; una que no tenía nada que ver con ésta. Y, sin embargo, al barrer con los ojos las estanterías, allí estaba su máscara. Otra vez. Con una forma nueva y un nombre distinto, pero allí estaba su máscara. Me eché las manos a la cabeza y maldije a Lloyd Webber por hereje. Finalmente había cumplido su promesa. Había secuela para el musical de 1986. Cómo se atrevía él a... ¿Cómo se atrevía?

Aparté la vista de la carcasa. Me alejé rápidamente, lo más rápidamente que pude, pero... Ya era tarde. La curiosidad mató al gato, dicen, y a mí siempre me ha gustado ronronear. Durante meses me dejé caer por todas las tiendas de discos que conocía para comprobar, como al descuido, que allí también estaba Erik. Que estaría en mi casa y en mis auriculares otra vez sólo con abrir mi monedero. Sólo con desearlo lo suficiente.

Y, creedme, para alguien que se llama Érika en su honor, el deseo es algo fácil de medir.

Caí en la tentación, como era de esperar, el mismo día de mi cumpleaños. Ha pasado un mes desde entonces, y la máscara de Erik me acechaba en la penumbra de mi habitación, desde las baldas de madera, desde el suelo de parquet, desde el escritorio... He estado treinta días cambiándola de sitio una y otra vez, sin decidirme a abrir la caja.

Hasta ayer.

Agarré el libreto, me tumbé en la cama, y le di al play. Y al principio no sabía dónde estaba, ni qué tipo de farsa humillante e irracional era aquella. Era un calco del fantasma de Forsyth, sí, pero al mismo tiempo no lo era, y yo...

Hay una estrofa de "Music of the night", en el musical original, que dice, a grandes rasgos: olvida todo lo que has conocido, pon la mente en blanco y deja que el sueño comience. Como siempre sigo al pie de la letra todos los consejos de Erik, eso hice. Y, en esta ocasión, había un consejo nuevo entre sus versos: let dreams pass, let them die. Vale que una es muy friki y que va a buscar paralelismos entre todo lo que vea/escuche/sienta, pero cuando me di cuenta de que estaba ante una versión actualizada de "Music of the night", la "Music of the night" en la que Christine ya no está, la "Music of the night" que todos nos quedamos con las ganas de escuchar, la "Music of the night" de los diez años después... Cuando me di cuenta estrujé el libreto y resoplé para contener las lágrimas.

No voy a engañar a nadie: "Love never dies" no es un buen musical. Es, simplemente, un musical hecho para phans. Está plagado de incongruencias, hay unos cuantos sinsabores -de repente las Giry son malas... ¿eim?- y el argumento -si es que lo tiene, porque yo aún lo sigo buscando- es peor que el de un culebrón de los ochenta. Sin embargo, es Erik, y son sus canciones, y es, por encima de todo, su redención.

¿Qué importa que una obra sea vulgar si hemos tenido que esperar a 2010 para ver un pequeño rayo de felicidad en los ojos que oculta la máscara? ¿Qué más da que la escenografía parezca de película de terror adolescente? ¿Y qué importancia tiene que a Ramin Karimloo -más que digna su interpretación, a pesar de todo- se le vayan de vez en cuando los gorgoritos al cielo sobre Lavapiés?

"Love never dies" es, como ya dije, un musical hecho para phans. Si no lo eres, ni intentes aproximarte a él, porque podrás entenderlo, pero no podrás ver su belleza ni ir más allá.

Ha sido creado para los que, como yo, hemos leído el "Phantom" de Susan Kay más veces de las que podemos contar con los dedos de ambas manos, y sabemos, por tanto, de qué cigüeña procede Gustave, lo mucho que se parece a su padre cuando era pequeño, lo orgulloso que Erik estaría de él y de su belleza, lo buena madre que es Christine y lo felices que son sus fiestas de cumpleaños, sin una Madeleine que se dedique a negar besos maternales o a matar arañas.

Ha sido creado para los que conocimos a Luciana alguna vez, en una azotea; para los que creemos a pies juntillas los datos empíricos que Leroux nos ofrece del fantasma y corremos a comprobarlos en el palco 5 de la Ópera Garnier.

Ha sido creado para los que aún teníamos la esperanza de que Christine recapacitara y, más allá todavía, para los que estábamos convencidos de que escondía más de lo que esa niña tonta y cantarina aparentaba.

Ha sido creado para los que hemos sufrido en nuestras carnes las aberraciones que Darío Argento, Brian de Palma, Arthur Labin y otros tantos que, como ellos, se han dedicado a experimentar con el personaje por excelencia.

En definitiva, ha sido creado para los que lloramos a lágrima viva con los brevísimos acordes de "The point of no return" que suenan en el reencuentro de Erik y su Christine.

En 1910, Gaston Leroux dio vida a un personaje marcado para siempre por las líneas de su rostro y condenado eternamente a la desdicha, la melancolía y la soledad. Un siglo después, nosotros le hemos permitido, al fin, creer que aún hay esperanza. ¿Qué importa todo lo demás?


jueves, 24 de junio de 2010

Hay un asesino en nuestras calles


Mis sospechas comenzaron ayer y hoy lo pude confirmar.

Un asesino anda suelto.

Lo sé porque ya se ha cobrado su tercera víctima, y sé que el culpable es la misma persona porque el modus operandi no es difícil de identificar: decapita a los sujetos elegidos, los tumba boca arriba sobre el césped o el asfalto e intenta que no se vea el borde sangrante del cuello adosándolo al bordillo de la acera o semienterrándolo bajo la hierba.

A la gente no parece preocuparle lo más mínimo. De hecho, todos campan a sus anchas sin ninguna precaución en los aledaños de los lugares del crimen. Hay niños correteando, madres dando la cháchara, ambulancias que rodean los cadáveres sin detenerse y jubilados camino del gimnasio que no dejan de silbar ni ante unas vistas tan atroces.

A veces me pregunto si sólo yo las veo. A veces me pregunto si estoy sola en esta ciudad. Sé que sí, y eso es lo más duro.

Hay un asesino de palomas y yo ya he visto tres fiambres en tres zonas distintas, pero ni siquiera yo me detengo. Ni siquiera el morbo me incita a no apartar la mirada; ni siquiera la escasa compasión que pudiera sentir por unos bichos tan asquerosos me obliga a tomar cartas en el asunto.

Hace demasiado sol y me molesta. Hay demasiada gente feliz a mi alrededor y me molesta. Hay una sobrecarga de cosas que hacer en el día a día y me molesta. Hay pocas ilusiones, muchos fracasos, y sobre manera me molestan.

La vida me molesta. Y, de un modo rastrero y egoísta, las palomas muertas, también. Aunque sea yo la única que les presta unas migajas de mi atención.





A quienes podáis contemplarla... disfrutad de la hermosura de la flor del agua.

lunes, 21 de junio de 2010

ST


Nada hay más obsceno que la sangre. A excepción, quizá, de las lágrimas.

lunes, 14 de junio de 2010

Con cariño desde Gecko Books

Como bien sabéis, el 9 de mayo tuve la fortuna de presentar Faery en la feria del libro de mi ciudad. Esa tarde, un grupo de personitas que no conocía de nada se plantaron en la carpa cámara en mano, se hicieron con mi novela y corrieron a situarse las primeras en la cola para firmar ejemplares.

Tanto esfuerzo (según dicen ellas) mereció la pena, y aquí están las estupendas reseñas que Otero y Sasy me dedican en su blog, Gecko Books.

Desde aquí quiero mandarles un saludo a estas preciosas e inquietas asturianas, para que luego digan que los jóvenes sólo sabemos cometer actos delictivos. Mil besos!!!

sábado, 12 de junio de 2010

VideoReseña en El Rincón de las Pompas Locas y otro regalo sorpresa


La euforia por la libertad recién conseguida me impulsa a dejaros en la actualización de hoy dos regalos que sé que much@s disfrutaréis tanto o más que yo ;).

Por un lado, la VideoReseña sobre Faery en el blog de El Rincón de las Pompas Locas, que he tenido el placer de encontrar fisgoneando un poco por la red. Muchas gracias a su autora por utilizar mi libro de conejillo de indias. Es un orgullo y me encanta el resultado!

VideoReseña en El Rincón de las Pompas Locas

Por otro lado, no es ningún secreto para nadie que visite esta página y que tenga la paciencia de llegar hasta el final para comprobar de dónde procede la música, que una de mis ya innumerables pasiones es el ballet clásico. Puesto que hace escasos minutos que he entrado en casa (tromba de agua incluida) después de tener el privilegio de disfrutar de "El Lago de los Cisnes" en vivo y en directo, os hago partícipes a tod@s de mi entusiasmo y os cedo una de mis partes favoritas de la obra: los 32 fouettés de Odile y el final del tercer acto. Estoy segura de que sabréis apreciar esta sorpresa como se merece, y prometo colgar alguna reflexión respecto a este lujazo de espectáculo sin tardar mucho.



domingo, 6 de junio de 2010

Emoción


Es un día lleno de emoción.

Emoción porque el final de la temporada de exámenes, para bien o para mal, está a la vuelta de la esquina.

Emoción porque siento que he recuperado una parte imprescindible que me faltaba para ser feliz, concretamente la parte de nombre Érika y de apellido Gael, que hacía tiempo que no se daba un paseo por mi cabeza para hacer de las suyas.

Emoción porque nuevos proyectos brotan de mi imaginación y se dibujan sobre folios de colores como rayos de un sol que a Asturias aún está por llegar.

Emoción porque me encanta que los franceses hablen como palomos inflados y, a estas alturas, ni siquiera entiendo como pude olvidar algo tan especial.

Emoción porque la primera parte de las Crónicas de Nick ya está a la venta, y cuento los días para que caiga en mis manos.

Emoción porque, un año más, las compañías low cost van a permitir que tenga unas vacaciones memorables, y porque un pajarito me ha dicho que en Oporto está una de las librerías más hermosas del mundo.

Emoción porque vuestras opiniones acerca de Faery me siguen llegando al corazón (en concreto hoy os traigo la de la página de Anika entre Libros, que podéis leer aquí )

Emoción porque siento que formo parte de algo grande, y que vosotros formáis parte de mí.

Emoción porque hoy me siento capaz de hacer cualquier cosa que me proponga.

Emoción porque, de momento, el cuarto de siglo no se lleva nada mal ;).

jueves, 3 de junio de 2010

La vuelta a París


Hay trozos de mi corazón desperdigados por múltiples rincones del mundo, pero, si alguna vez visitáis París, no encontraréis ninguno. Porque París nunca tendría el valor de conformarse con unas migajas; se lo llevó entero.


Son sitios, me dice la razón. Los sitios no piensan, no se emocionan. Los pilares que sostienen el puente de Sully no saben que un río con nombre de mujer discurre entre ellos. La rectilínea escalinata del Musée d´Orsay no conoce el universo de pinceladas airadas al que se dirige. El Moulin de la Galette no tiene idea de por qué se llama así, ni qué cielo dejaron de rasgar hace décadas sus resquebrajadas aspas. La Salpêtrière no escucha ningún grito fantasmal reverberando entre las piedras de sus muros. ¿Qué culpa tiene la Biblioteca Nacional de inundarse cuando no debe por culpa de un río con nombre de mujer?


Son sitios. No piensan, los sitios. No se emocionan.


La musa que aún llora la muerte de Chopin no puede hacer nada por nuestros recónditos deseos. Absolutamente nada. Los andenes de la gare no despiden al TGV cuando dice adiós rumbo a un destino indefinido. El glamour de Pigalle es de hojalata; las prostitutas del Bois de Boulogne no llevan zapatitos de cristal, sino más bien botas de charol violadas por el barro de los lagos. Ni siquiera hay un bonito palacio real con arabescos, esculturas alegóricas y balaustradas de bronce en el centro de París. Tan sólo un basto edificio gris con severos chapiteles donde conservar la cuchilla que decapitará al próximo que se atreva a insinuar que París es una ciudad apta para princesas.


Son sitios, pero a mí me hacen pensar, reír, llorar sin remedio, anhelar, temblar de hielo y de fuego, esperar, suspirar y desesperar; enfadar, soñar, gritar, correr, besar, buscar, bromear, admirar, decir, vibrar, consentir, suplicar, gemir, odiar. Vivir.


Mi alma vuelve a la ciudad a la que pertenece, ésa de la que nunca llegó a marcharse del todo. Regreso a la ciudad que no me vio nacer, ni me vio crecer, ni, probablemente, me verá morir, pero que siempre me verá sonreír, sentir y amar.

jueves, 27 de mayo de 2010

Más reseñas


Os dejo dos reseñas más de Faery (una va con entrevista y sorteo incluidos) antes de agarrar todos los bártulos y salir pitando hacia la biblioteca.

Gracias, chicas!

Reseña en Fantasy World

Reseña+Entrevista+Sorteo en Urban Fantasy World

domingo, 23 de mayo de 2010

La muchacha del Marais

Para celebrar que este blog cuenta ya (increíble, pero cierto) con más de doce mil visitas, y que el plazo para votar sobre Alfileres... ya ha terminado (¡gracias a todos por vuestras benevolentes puntuaciones! Un año ya, cómo pasa el tiempo...), he decidido que no hay mejor forma de demostraros mi gratitud que haciendo gala de eso que algunos dicen que se me da bien y que, a pesar de no estar tan convencida, me ha traído hasta el punto en el que me hallo: escribiendo.

Por ello, cuelgo un nuevo relato corto en la web, para que a todos los que me preguntáis cuánto va a tardar en salir la siguiente novela se os haga más corta la espera, y para que los que aún no os animáis a probarme, conozcáis mi pluma un poquito más.

Os dejo en la compañía de La muchacha del Marais, una idea fugaz que surgió como regalo de cumpleaños para alguien muy especial. Espero que la disfrutéis.

martes, 18 de mayo de 2010

Ajuste de la covariada

No había nada hermoso en los números, nada estético en esas diez grafías sosas y simplonas con una patética y asombrosamente limitada cantidad de combinaciones.

No había nada hermoso en los números... hasta que se fueron.

Dieciochodelcincodedosmildiez. El día que las matemáticas salieron de mi vida (de mi vida académica) con un sietecomaceronueve de media estadística. De una vez, y espero que para siempre.

Mi equis está bajo control. Al fin.

lunes, 17 de mayo de 2010

En las ondas


Hoy os traigo mis dos primeras intervenciones radiofónicas. Iba a decir que como Érika Gael, pero en realidad son las primeras de toda mi existencia, así que no tiene mucho sentido.

La tercera, emitida ayer a mediodía en SER Gijón, no la he podido conseguir, lo siento. De todas formas, con estas dos muestras os podéis hacer una idea de cómo soy yo ante los micros (y de mi horrible voz de grabadoraaaa, aaaahhhh)

Entrevista en Punto Radio Asturias:



Entrevista en Radio Asturias (Cadena SER):

jueves, 13 de mayo de 2010

¿A que no adivinas mi color favorito?


Desde el blog de Urban Fantasy os llega una nueva forma de conseguir Faery. Para ello, tendréis que haceros seguidores de dicha página y, después, rellenar un formulario donde señaléis cuál os parece a vosotros que es mi color favorito, más el objeto que lo acompaña (ejemplo: rojo + tomate).

Si os interesa este estupendo concurso que las chicas del blog están llevan a cabo con tanta ilusión, entonces tendréis que daros prisa, porque el plazo termina mañana!

Aquí tenéis todas las bases:

Sorprende a Érika Gael y llévate su libro

Además de a Brandy, Kelemvor y Neme, también le dedico el día de hoy (día de madrugones, de estrés y de estudios preinicio de exámenes finales) al escritor más grande de mi panteón, aunque seguro que yo estoy más nerviosa que él: mañana sale a la venta El cebo, la última novela de José Carlos Somoza, tras tres largos años de espera. Demasiado tiempo para una pobre fan adicta. Demasiado tiempo...


martes, 11 de mayo de 2010

Crónica de una presentación inolvidable



Si una imagen vale más que mil palabras... unas cuantas fotografías superan con creces cualquier discurso de treinta y cinco minutos.

Gracias a los que estuvisteis, presentes o de corazón, por hacer posible que quepa tanta emoción en tan poco tiempo.

Aunque sea para presentar las Páginas Blancas, ¡prometo volver el año que viene!

miércoles, 5 de mayo de 2010

Cita en LibrOviedo



Lo que hace unos días era un secreto difícil de guardar, desde hoy es ya una realidad, dichosa y sorprendente:

El próximo domingo 9 de mayo, tendré el gusto de entrar en la carpa que tantas veces he recorrido de forma anónima, en la que tantos libros he comprado, y donde tan buenos momentos he vivido (cuando era una mocosa contaba los días en el calendario hasta la inauguración, jejeje), con una intención muy distinta.

Este año compraré libros, pasearé entre los stands, otearé el panorama en las diversas ruedas de prensa, pero, además de todo eso, este año formo parte de la lista de autores que tienen el privilegio de presentar su obra en la feria del libro de mi ciudad.

Será un día de nervios, de expectativas, de sueños realizados y de puertas abiertas a todo lo que me depara el futuro, y me encantaría contar con vuestra presencia para celebrarlo por todo lo alto.

Presentación de Faery. Domingo 9 de mayo a las 20 horas. Carpa de LibrOviedo en el Paseo de los Álamos.

¡Os espero!

domingo, 2 de mayo de 2010

Dióxido de carbono


No puedo respirar.

No puedo.

A mis pulmones les hace falta oxígeno, pero hasta ellos sólo llegan partículas de dióxido de carbono contadas por millones.

No puedo bombear.

No puedo.

Por mi sangre corren letras puras, pero la tinta está cada vez más contaminada.

No puedo digerir.

No puedo.

Mastico cada palabra espolvoreada sobre el papel, pero los ascendentes me raspan el paladar y los descendentes se me atragantan a la altura del esófago.

No puedo sinaptar.

No puedo.

Las ideas cobran vida, desencadenan el chispazo, atraviesan la membrana… pero el potencial de acción pierde fuerza y se estrella contra las paredes del núcleo. Nunca llega al axón.

No puedo caminar.

No puedo.

El movimiento mecánico de mis pies sobre el suelo traza un surco sin belleza. Las baldosas ya no son pizarra en blanco, ni rollo de papiro, ni mural sin colorear. Las baldosas hace mucho que dejaron de ser tablero de estrategias, campo de batalla, altar de sacrificio. Las baldosas son baldosas, y nada más.

No puedo escribir.

No puedo.

Porque no hay hermosura alguna en la pila de papeles que se acumula sobre mi escritorio. No hay nada atractivo en las páginas y más páginas de números y fórmulas que mancillan la celulosa. No hay demonios, ni aventuras, ni besos, ni malicia; no hay mimos ni ternura. No hay sexo bajo la luna, ni lunas sobre los tejados, ni tejados bajo el azul. No hay sensación. No hay seducción.

Sólo existe una máquina que asume conocimientos sin deglutir. Los mismos que caducarán en cuanto pasen los exámenes.

Sólo soy un análisis de la covarianza de significación irrisoria. Aquel experimento de los años 70 que tal vez entonces tuviera algo de razón.

Lo único que queda de mí es un volumen corpuscular medio superior a treinta millones. Sólo dióxido de carbono.

Soy como una planta a medianoche, en mitad de la oscuridad. No doy vida. No la recibo. Muero. Y muero matando.

Me ahogo.

sábado, 1 de mayo de 2010

Y una vez más...


Echáis de menos aquellos posts en los que me dedicaba a dar rienda suelta a mi neuroticismo, ¿verdad? Lo sé, lo sé... Pero mientras vuelven (pronto, muy pronto, os lo prometo), tengo que seguir haciéndome eco de buenas nuevas, como las que llegan desde el blog de Mi Locura Romántica, donde Karmelichu ha escrito un post acerca de Faery y otro acerca de una servidora con los que decir topicazos del calibre "se me han puesto los pelos como escarpias", "se me ha caído la baba" o "me he quedado sin palabras" sería quedarse muy muy muy corta ;). Gracias, guapa.

Crítica de la novela

Artículo sobre la autora

¡¡Y mi más sincera enhorabuena a cierta griega con acento vasco que se ha alzado con el título vencedor del certamen de relatos El Rincón Romántico!!

domingo, 25 de abril de 2010

El efecto Faery


De nuevo es un día para dar buenas noticias :).

Carmen Cano ha colgado en su blog , Entre Libros, una reseña de Faery que me ha llegado al corazón. Adjunto el enlace para que podáis visitarla y ver por vosotros mismos las hermosas palabras que me dedica.

Reseña de Faery en Entre Libros

Asimismo, en El Rincón Romántico está disponible una nueva crítica realizada por Irdala, la única mujer que, sin superpoderes aparentes, siempre consigue convertir las calabazas en carrozas de cristal.

Crítica de Irdala en El Rincón Romántico

Por otro lado, desde el blog Fantasy World tenéis una buena iniciativa todos aquellos que aún no habéis conseguido ningún ejemplar y queréis uno a toda costa: hasta el 9 de mayo tenéis la oportunidad de participar en el concurso que Alice ha preparado para celebrar sus casi 300 seguidores. El premio, como os podréis imaginar, es un ejemplar de mi novela ;). Las bases se encuentran disponibles en:

Tercer concurso "Casi 300"

Además, también en El Rincón Romántico se ha abierto un nuevo juego de preguntas y respuestas mediante el cual podréis obtener un ejemplar firmado de mi puño y letra y que yo misma enviaré a la dirección del ganador/a. Para participar, tenéis que registraros y buscar la zona de Concursos y Juegos en su foro.

Otro acontecimiento que me gustaría recordar es que, como ya habréis podido comprobar desde hace unos días, la dirección de este blog ha cambiado de http://erikagael.blogspot.com a http://www.erikagael.com. Podréis seguir entrando sin problemas desde cualquiera de las dos, pero, por motivos de seguridad y, sobre todo, de comodidad, me he inclinado por hacerme con un dominio de esos que están tan de moda, jeje.

Finalmente, no quería despedir este post cargado de buenas noticias sin hacer referencia a la mejor de todas: el pasado lunes le deseaba toda la suerte del mundo a una Tauro que todavía no había llegado a él. Pues bien, desde el jueves ya puedo decir con propiedad aquello de bienvenida a casa, Raquel.

Besos a todos!

lunes, 19 de abril de 2010

Bienvenidos a casa


Con la llegada al mundo de uno de esos dos objetos (el de la izquierda), se cierra un capítulo, tal vez el más importante de todos, en mi vida como escritora. Con la aparición de otro muy distinto, aunque idéntico en esencia (el de la derecha), se inicia apenas el prólogo de una nueva etapa en mi vida como lectora.

¿Es posible sentir amor por un objeto? No me cabe la menor duda de que por uno de esos dos objetos (el de la derecha), acabaré sintiendo un afecto auténtico, aunque sea por el trabajo que me ha costado conseguirlo y por las altas expectativas que he depositado en él.

Respecto al otro (el de la izquierda), tan sólo puedo responder con un sí rotundo. Ahora entiendo eso que tan a menudo repite mi madre: a tu hijo lo quieres desde el primer instante, sólo porque es tu hijo. A lo mejor es por el esfuerzo que supone parirlo. No sabes si se va a portar bien o si únicamente te va a traer disgustos, pero lo quieres y punto. No hay más vueltas que darle.

Pues bien, yo ya os amo, mis preciosas palabras impresas sobre el papel.




Aprovecho esta actualización un tanto empalagosa para daros las gracias a todos los que habéis hecho posible que FAERY se agotara horas después de salir a la venta. A los que, cuando os dijeron que ya no quedaban ejemplares, seguisteis el rumbo hasta la siguiente librería y no cejasteis en vuestro empeño de conseguirlo. A los que lograsteis que se agotara otra vez. ¡Y otra más! A los que ya os lo habéis leído y me habéis llamado con entusiasmo para contármelo, a los que me asaltáis por el pasillo de la facultad para que os improvise una dedicatoria, a los que aún no conozco en persona pero que me habéis demostrado todo vuestro cariño y vuestro apoyo a través de la red. Y, sobre todo, a todos los desconocidos que, tal vez, tengáis mi novela entre las manos en estos momentos. Pienso en vosotros a diario con una mezcla de curiosidad y agradecimiento, podéis creerme...

Por último, ya que de partos metafísicos va la cosa, quiero aprovechar también para desearle toda la suerte del mundo a la mujer que está a punto de pasar por el segundo, pero de los de verdad ;). Te saliste con la tuya, Oña, y dentro de poco va a haber una Tauro más en la familia.
Mucha suerte a las dos: a ti para que todo salga igual de bien que la primera vez, y a mi futura nueva sobrina, para que todo le salga igual de bien siempre.

Besos a todos!

miércoles, 14 de abril de 2010

Alea jacta est


Llegó. El día F. Llegaron los nervios, los temblores, las expectativas, la curiosidad, la alegría, las dudas, el vértigo, la satisfacción, el alivio, los mareos, el orgullo, la incertidumbre. Llegaron todas ellas, aunque sería injusto decir que no me han acompañado nunca en todo el tiempo transcurrido desde que Faery se convirtió en un producto terminado, pues ya entonces estuvieron ahí. Y mucho antes, incluso, cuando apenas era un embrión invisible y vulnerable de lo que algún día (hoy) llegaría a ser.

No es fácil escribir hoy algo coherente que, además, pueda resultaros interesante. Ésta es, con mucho, la actualización más difícil en los casi dos años de sueños y tecleos de Érika. Lo único que tengo claro es que la protagonista, a partir de mañana, no seré yo: un hada con el pelo fluorescente, un Pepito Grillo con tendencia a engordar, un dios con un tatuaje en su cadera, un rey en zapatillas y unos pueblerinos enganchados a la taberna me robarán el posible protagonismo que yo, su creadora material, no merezco por mérito propio. Tan sólo me limité a escuchar sus gritos y les cedí los focos de mi paciencia y mi atención.

Para que os hagáis una idea, hace ya más de dos años que Xesa (cuando ni siquiera tenía nombre) echó a correr por un frondoso bosque cubierto por la niebla, agitando su melena de un rojo rabioso entre la espesura, enredando la suave tela blanca de su túnica con las ramas a la altura del suelo. Hace ya más de dos años que Lugh, que por aquel entonces tampoco era un dios, se mordía el labio inferior con una mezcla de furia y diversión y se lanzaba a perseguirla, golpeándose los hombros con los azotes de sus cabellos castaños y notando cómo la rígida tela del kilt se adhería a sus muslos.

Hace dos años yo era Carla, estudiante de Psicología. Hoy soy Érika Gael, autora publicada. Mi mundo interior dejará de ser mi patio de juegos privado y se convertirá en un parque de atracciones al alcance de todos. Asusta, por supuesto que sí, pero también recompensa.

Tal vez suene a tópico, pero nunca imaginé que esto me sucedería a mí. Lo había soñado docenas de veces, pero nunca creí vivirlo de un modo tan tangible.

En mis sueños, la joven que publicaba libros tenía un rostro, el mío, pero no tenía nombre. Hasta que nació Érika.

En mis sueños, los protagonistas de su primera novela editada no tenían ni voz ni imagen. Hasta que nació Xesa y supo buscarse un dios a su altura.

En mis sueños, sus libros estaban ahí, pero ella no podía verlos. Eran tan sólo un diminuto borrón negro que carecía de importancia. Hasta que llegó Zeta y les imprimió el frescor de una cascada y la sensualidad de una xana.

Muchas veces fantaseé acerca de cómo sería mi futuro en esto de la escritura. Podría haber sido más precoz, o infinitamente más tardío, pero me llegó a los 24. Podría haber tomado unos derroteros diferentes, pero las circunstancias me empujaron del lado romántico. Podría haber ideado unos personajes diferentes, pero…

Mi carrera podría haber sido distinta, pero así es.

Alea jacta est.

A partir de hoy, nada de lo que suceda estará bajo mi control. Desde aquí, ya no puedo hacer nada excepto desearos una grata lectura. Y, si no es el caso, entonces tan sólo ruego que podáis perdonarme.

Nos vemos en las librerías.

lunes, 12 de abril de 2010

10+3

A lo largo de mi vida, mi relación con el deporte ha sido más que escasa: ha sido prácticamente nula. Mi única experiencia como atleta se remonta a los pocos (y tortuosos) años como gimnasta de rítmica en los que aullaba de dolor más de lo que reía o hablaba. Fue tan corta esa experiencia, que cuando quedó atrás sólo pude echarla de menos durante una breve lapso de tiempo. Nunca lo vi como un momento decisivo en mi carrera y, por esa y por muchas otras razones, nunca imaginé que acabaría de pie en una grada, con lágrimas en los ojos, aplaudiendo a un jugador de balonmano que, a los 28 años, ha decidido pasar página y dejar atrás la resina, los entrenos, los viajes cada quince días, las pesas, las carreras, los masajes del fisio y las risas en el vestuario.

En ese instante pensé en todos los deportistas que cada temporada se enfrentan cara a cara con su retirada y que nunca conocemos. Personas anónimas que no tienen ni un segundo de gloria en televisión, que no cobran millones de euros, que no ofrecen ruedas de prensa ni emiten comunicados oficiales, pero que engrosan las alineaciones, llenan los campos, luchan por una pasión, se anteponen a las adversidades, se dejan el pellejo y hacen posible, en definitiva, que el juego nunca termine.


Y nunca termina. El árbitro no pita el final cuando ellos se van. El balón sigue golpeando con furia la red. Sirva este artículo desarticulado como homenaje a todos ellos.


13. El número que vestía su dorsal y que a partir de ahora pertenecerá a otro.


10 + 3. 3 + 10.


3 goles marcados.


10 de abril de 2010.


El día que el pivote del BM Puerto Cruz dijo adiós.

jueves, 8 de abril de 2010

Jugando gracias a Románticas al Horizonte


Hace unos días, las administradoras de Románticas al Horizonte se pusieron en contacto con las tres chicas Zeta para proponernos una entrevista un tanto particular; un juego en el que nosotras mismas asumiríamos el rol de entrevistadoras y nos encargaríamos de poner contra las cuerdas a las demás compañeras.

Ha sido una experiencia divertida y refrescante, que nos ha tenido pendiente del mail durante horas, y en la que me alegro enormemente de haber participado. Ahora, no sólo conozco un poco más las opiniones de mis dos colegas de editorial acerca de sus obras y esta nueva oportunidad que se nos presenta, sino que me he visto obligada a poner el coco a funcionar y situarme en el lugar de un periodista que debe buscar la mejor pregunta: ésa que logrará que los ojos del lector pegados al papel.

Dudo mucho que lo haya conseguido, pero si os animáis a leerla, aquí está el resultado ;).

Entrevista en Románticas al Horizonte

Seis días, gente. Seis días...

Gracias, Maribel



Hace unos días me llevé una grata sorpresa al descubrir en mi buzón de correo electrónico un mensaje de felicitación que, aunque inesperado, me llenó de ilusión. Se trataba de Maribel, una antigua compañera de fatigas en un foro por el que hace mucho tiempo (años, ya) que no paso, y donde tuve la suerte de conocer a gente que, como ella, me ayudó mucho a empezar a disfrutar de esa confianza en mí misma de la que carecía cuando Carla empezó a dar sus primeros pasos como escritora de romántica y Érika apenas existía.


El contacto con Maribel, al igual que con el resto de los integrantes de ese foro, fue perdiéndose poco a poco, por eso mi sorpresa fue mayor cuando descubrí que, gracias a una página web, había vuelto a saber de mí, ahora con otro nombre, otras historias y, sobre todo, otras importantes novedades: la publicación de Faery.


Maribel me ha hecho el favor -y el honor- de cederme un hueco en su blog, Mar de tinta y letras, para dar a conocer mi obra a todos aquellos que se pasen por allí, y yo sólo puedo agradecerle desde aquí sus palabras y sus ánimos. Los de ahora y los de antes.


Ya lo sabes, te debo un ejemplar firmado ;).

A todos los demás, recordaros que acaba de iniciarse la cuenta atrás: estamos a menos de una semana del momento en que Faery llegará a las librerías. Vosotros no sé cómo andaréis de tilas y valerianas, pero en mi casa ya no queda ninguna...

martes, 30 de marzo de 2010

Marchando una de entrevistas


Me complace informar la aparición pública de dos nuevas entrevistas ;). Una, realizada junto con mis compañeras de Zeta, Ángeles Ibirika y Mariam Agudo, para El Rincón Romántico. La otra, acompañando un artículo de Julia Siles en el último número de la revista Romántica´s. Os dejo los enlaces a ambas:


Zeta inéditos en Abril desde el El Rincón Romántico


Autoras españolas: las nuevas incoporaciones de Zeta (Revista Romántica´s)


Aprovecho también para darle las gracias desde aquí a Isu, como administradora de Yo leo Fantástika por haber incluido la ficha de Faery en su archivo.



Un beso enorme a todos y espero que disfrutéis con la lectura. ¡Felices vacaciones!

jueves, 11 de marzo de 2010

Preventa de Faery


Tengo la ocasión de informaros de que Faery ya está disponible en preventa a través de las webs de Casa del Libro y Navlan. Por un módico precio, podéis realizar vuestra reserva online desde este mismo instante; el libro os será enviado en cuanto salga a la venta el próximo 14 de abril.

Os dejo los links:

Casa del Libro

Navlan

También aprovecho desde aquí para dar las gracias a las administradoras de Yo leo RA, que han colgado la noticia en su estupendo blog y me han dedicado unas bonitas palabras. Espero no defraudaros, chicas ;).

Yo leo RA



Esto es todo por el momento. Como veréis, la fecha señalada cada día está más cerca, ¡y yo cada vez estoy más nerviosa! Os mantendré al tanto de todo, como he intentado hacer desde aquel lejano 28 de junio de 2008 en el que érika gael empezó a soñar, crear y teclear.



lunes, 8 de marzo de 2010

Tu amor es algo terrible







Doscientas ochenta y ocho páginas de desconcertante, inesperada y devastadora perfección.




Sin palabras, por una vez.

viernes, 5 de marzo de 2010

14 de Abril

Un mes y nueve días. Ése es el tiempo que queda para que todos podáis disfrutar de Faery en las librerías. Para la gente que ya me ha dicho que la va a buscar hasta en las estanterías del infierno, para los que tenéis toda la intención de ir con la cámara y sacar alguna que otra foto destrangis, para los que suspiráis cada vez que pasáis por delante del escaparate de la Cervantes, La Casa del Libro y El Corte Inglés. Para los que ya os estáis mordiendo las uñas y no sé qué va a ser de vuestra manicura desde ahora hasta la fecha esperada. Para todos vosotros, ésta es la portada que tendréis que buscar. Dentro de un mes y nueve días.




lunes, 1 de marzo de 2010

Premio a mi blog

Me han concedido un premio vía blog de manos de Pilar Cabero y Ángeles Ibirika. ¡Muchas gracias a ambas por acordaros de mí! Al parecer, cada una de las tocadas por esta varita debe contar siete cosas sobre sí mismas que puedan decirse en público, jeje. Éstas son las mías:

1.- Soy incapaz de hacer pompas con el chicle. Por más que practico y practico, y por más consejos que recibo al respecto, siempre acabo escupiendo el chicle entero cuando soplo más de la cuenta.

2.- Era un desastre en clase de Educación Física. Las únicas pruebas que se me daban bien eran las de flexibilidad, gracias a mis años de dolor en los entrenamientos de gimnasia rítmica. Pero en lo demás, hiciera lo que hiciera, todos los balones iban a parar a mi cara.

3.- Me gusta la carne poco hecha. O muy cruda, llámalo como quieras.

4.- Algo que poca gente sabe es que, en mi tiempo libre (ése que tanto escasea), me dedico a crear perfumes artesanales. Son mi regalo más personal.

5.- Nunca me verás matar arañas (y eso que no soy muy aficionada a la fauna). ¿El por qué? Lee Fantasma, de Susan Kay, y lo entenderás.

6.- Tengo un don, un talento especial o un poder paranormal, según lo mires: siempre acierto el sexo de mis sobrinos antes de que salga reflejado en las ecografías. Y ya van 4.

7.- En mi cajón hay más pijamas de Snoopy de los que puedas llegar a contar con los dedos de ambas manos. Lo mejor es que sólo uno fue comprado por mí.

Me habéis puesto difícil esto de nominar, me he quedado de las últimas, pero aquí van mis decentes proposiciones ;):

Alassë (Hasta pintar el viento)
Pentagrama de Palabras
Juyjo (La devoradora de libros)
Sutherland
Tantaka
Mara (Señales de vida)
Cinnamon´s thoughts

Besos a todas y perdonad que os meta en este embolao!

jueves, 18 de febrero de 2010

lunes, 15 de febrero de 2010

El final de un camino


Tenía intención de escribir un post en el que daros las gracias por las más de 5000 visitas que ha recibido este blog desde que me mudé a Blogspot el pasado marzo. Tampoco hubiese estado mal hacer referencia a los comentarios con los que me felicitáis y me recordáis que estáis ahí, del otro lado de la pantalla. Incluso en las épocas más difíciles, saber que hay alguien a quien le interesa lo que he escrito, escribo y escribiré, es lo que me ha ayudado a seguir adelante, dándome fuerzas para vencer el desaliento, la incertidumbre, la sensación de fracaso, el dolor, la angustia. No estaría de más, asimismo, guiñarles un tecleo rápido a todos los que os habéis suscrito a esta página, los que me habéis enlazado desde las vuestras, los que me habéis dado vuestra opinión en emails, en facebook, y también en foros como aquella vez que decidí colgar una novela inédita (la técnicamente desaparecida Sin Alma, la red la tenga en su gloria…) en un pequeño portal entre amigos.


Podría recordar todos y cada uno de esos momentos, esas instantáneas fugaces que han acompañado mi recorrido a lo largo de los años y que, aunque no lo creáis, han quedado grabadas a fuego en mi memoria. Sin embargo, no quiero escribir una letanía de situaciones que, seguramente, os adormecería. Tan sólo quiero echar un breve vistazo al pasado y saludar a mi amiga Fontaneda, la protagonista de mi primer cuento sobre una galleta con ínfulas de arqueóloga fraudulenta.


Ella dio el pistoletazo de salida a este trayecto plagado de altibajos que se inició hace diecisiete años y del que hoy puedo anunciar al fin la cercanía de su meta. Su ansiada, soñada y perseguida meta.


Mes de Abril de 2010.


En vuestras librerías.


Editada por Zeta Bolsillo.


Flanqueada por dos obras que han tenido que sortear los mismos obstáculos, las mismas desavenencias, la misma paciente frustración que ella.


FAERY.


De Érika Gael.


Gracias por ayudarme a conseguir eso. Y gracias también por todo lo bueno y malo que venga como consecuencia. Cuento con vosotros con la misma ilusión con la que abrí este blog cuando era una completa desconocida, el mismo que dentro de dos meses se convertirá en la página de una autora publicada.

sábado, 13 de febrero de 2010

¿Qué le pasa a Adam?

AVISO: Este post es aburridísimo. No tiene nada que ver con lo que acostumbráis a leer por aquí, pero era algo que necesitaba escribir, como una página en mi diario que merece ser recordada. No apto para lectores a los que les interesa un pimiento la psicología o para los que podría llegar a interesarles pero no quieren introducirse en ese campo de la ciencia de la mano de una friki como yo.

Últimamente las cosas están difíciles y, como siempre que eso sucede desde que la complejidad de las cosas decidió convertirse en una constante en mi vida, he decidido correr a refugiarme tras las faldas de la misma osa que siempre acude en mi rescate. Y no, no es mi madre. Es la psicología.

Mi relación con ella ha adoptado todo tipo de roles: he sido la incrédula ciudadana que huía de las patrañas formuladas para mantener sedados a cuatro locos; después me tocó ser la paciente abnegada que no tuvo más remedio que admitir la existencia de la luz al final del túnel. Durante los últimos años, he sido la ansiosa aprendiz ávida de conocimientos cognitivo-conductuales. Y hoy, al fin, me sentí psicóloga. Vi la cuarta dimensión desde el interior de la propia cuarta dimensión. Sentí que cinco años de carrera habían dado sus frutos.

Hace unas semanas, decía yo en este mismo blog que me encantaría ser como el resto de la gente y poder leer un libro sin que la deformación profesional de reescribir cada línea a mi manera me atosigase. Hoy me he dado cuenta de que nunca podré volver a ver una película sin preguntarme qué le pasa al protagonista, sobre todo si al protagonista, como en el caso de Adam, le pasa algo.

Disfruté como una cría visionando esta película, de la que no tenía ninguna referencia y que me encontré por casualidad entre las recomendaciones de la web. No sabía de qué trataba, quién era su director, no conocía a los actores, pero en la sinopsis se anunciaba una historia de amor un tanto peculiar y eso fue suficiente para que atrajera mi atención. Y mi atención pendió de un hilo durante la primera media hora de metraje, la misma media hora durante la que mi cabeza discurrió a toda velocidad qué le pasaba a Adam.

-Minuto 2: En la nevera de Adam sólo hay macarrones con queso, unas cuantas bolsas de verduras congeladas y un montón de paquetes alineados de cereales. A simple vista, eso no es nada significativo, pero nos dice que Adam es una persona con unas costumbres estrictas y muy disciplinado. ¿Trastorno obsesivo-compulsivo?

-Minuto 2:05-2:13: Adam, en el cementerio, se golpea la cadera con el puño cerrado y camina sin flexionar las rodillas. Sigo sin descartar la hipótesis de TOC, pero ese gesto, la rigidez muscular y la expresión de bondad-inocencia de su cara hacen que me plantee algún tipo de discapacidad intelectual.

-Minuto 3: Adam vuelve a casa después de enterrar a su padre e inmediatamente comienza a barrer el suelo con pulcritud. La teoría vuelve a apuntar al TOC, pero la dulzura y la ausencia de ansiedad y nerviosismo con que ejecuta sus movimientos me llevan a rechazar que estos formen parte de un ritual compulsivo. Además, no hay tristeza visible en su expresión, a pesar de su reciente soledad. Sigo considerando la idea del retraso mental, o tal vez incluso alguna forma suave de catatonia.

-Minuto 3:10: El armario de Adam está igual de ordenado que el resto de su casa, y deposita el gorro de Mickey en Fantasía en un hueco perfecto, con la altura y el ancho exactos. Esto sigue apestando a TOC, pero el gorro en sí me deja nuevas pistas: ¿por qué se aferra tanto a él? ¿Por qué llevarlo hasta el cementerio y no arrojarlo sobre el ataúd de su padre, como pensé que iba a hacer, al comienzo de la película? La hipótesis del retraso mental cobra fuerza.

-Minuto 4: Adam llega a su trabajo. Es ingeniero electrónico en una empresa de fabricación de juguetes. Coño, esto es nuevo. La idea de la discapacidad intelectual se va por la borda. Bye-bye...

-Minuto 4:25: Su jefe llega para hablar con él y Adam evita en todo momento el contacto visual. Uy, uy, uy. Aquí hay un filón. Puede que sea fobia social (en el cementerio tampoco interactuó con ninguno de los presentes) o puede que sea... autismo. ¿Autismo, estás segura? No, no puede ser autismo. No hay ningún problema de lenguaje, y además es muy listo. ¿Y si es un Asperger?

-Minuto 5:50: Se repiten una y otra vez escenas cotidianas de Adam. Y siempre están presentes los macarrones con queso y su ordenador portátil a la hora de la cena, siempre con el mismo video en reproducción. Una única palabra acude a mi mente: RUTINAS. Da igual el que sea, pero antes del minuto 6 ya tengo completamente claro que lo que le pasa a Adam es un trastorno del espectro autista.

-Minuto 6:35: Adam sale corriendo cuando coincide con Beth en la lavandería. Además, ella le ha pedido implícitamente que le preste su llave y él no ha captado la intención de sus palabras. Toma ya. ¿Por qué será que una posible fobia social como explicación a sus problemas de interacción no me convence en absoluto? Porque esto no es una fobia social. Esto es un trastorno del desarrollo como que el cielo está arriba y la tierra abajo.

-Minuto 7:45: Beth dice: "Ah, necesitas una tarjeta para la lavadora...", a lo que Adam contesta sorprendido: "No, ya la tengo". Bingo. Sólo es capaz de entender la literalidad del lenguaje. No capta chistes, ni indirectas, ni siquiera la impersonalidad de los verbos. No me cabe ninguna duda. Adam tiene alguna forma de autismo.

-Minuto 8:20: Adam está en las escaleras de la calle contemplando imágenes del espacio en su portátil. Se pone a cotorrear como un niño acerca de astronomía y ni siquiera se plantea ayudar a Beth, que vuelve cargada con su carrito del super. Hay islotes de capacidad, es decir, que Adam tiene una capacidad intelectual más elevada de lo habitual y su interés se centra sobre todo en un tema concreto: el universo. Habla sin parar acerca de su afición y no muestra empatía con su vecina ni se pone en su lugar para ayudarla a subir sus compras. Hace 35 segundos, Adam tenía algún tipo de trastorno del desarrollo. Ahora, para mí, Adam tiene Asperger. Seguro. Sonrío para mí cuando me doy cuenta de lo evidente.

-Minuto 10:56: Beth invita a Adam a salir con sus amigos y él ya está preparado mucho antes de la hora. No obstante, en el último momento se pone nervioso y decide no abrir la puerta. Vale, esto me ha descolocado un pelín. Sobre todo porque durante la secuencia, el director ha decidido poner de fondo un sonido indescriptible a mitad de camino entre los oídos taponados por la presión y el ataque de pánico. ¿Y si estoy ante una esquizofrenia y no me he dado cuenta? La opción de la agorafobia tampoco me cuadra: ha salido de su casa suficientes veces y se ha mostrado lo suficiente tranquilo al hacerlo como para pensar ahora en crisis de angustia. Le vuelvo a dar al play.

-Minuto 14:56: Beth comenta lo triste que es el fin del universo y Adam no entiende sus sentimientos. De nuevo no hay empatía con las emociones del otro. Él se ha limitado a soltar la retahíla acerca de los datos técnicos del universo que se sabe de memoria, pero es incapaz de ver más allá. Para él, no hay ninguna connotación en los hechos. Que me aspen si no es un Asperger.

-Minuto 15:05: Adam tensa y separa los dedos. Hay movimientos esterotipados en las extremidades. Chica, ya tienes tu diagnóstico...

-Minuto 25:12: Adam es despedido del trabajo. Recoge sus cosas y se marcha. Hay desorientación espacial y estrechamiento en la atención. Le han trastocado sus rutinas tan firmemente arraigadas, ¿qué va a hacer ahora?

-Minuto 26:30: La policía lo intercepta cuando se para a observar a los niños que juegan felices en el colegio donde trabaja Beth. Se siente atacado, indefenso y es incapaz de entender qué hay de malo en mirar a los niños jugar. Entre lo del trabajo y esto, toda la estabilidad de su día a día se va al garete. Adam sale huyendo aterrorizado. Por favor, ¿a alguien le queda alguna duda de que esto sea un caso claro de Asperger?

-Minuto 27:30: Adam llega a casa y se golpea la cabeza contra el espejo. Tenías tu diagnóstico... y tu diagnóstico se confirmó. Por si todavía alguien tenía dudas: ahí está la prueba definitiva.
-Minuto 30: Adam dice lo siguiente: "A veces es difícil para mí, porque yo... tengo un problema... Se llama síndrome de Asperger"

Doy un brinco en el sofá, pulso el botón de pause y me echo a llorar. Las lágrimas caen desde mis párpados como el champán que se vierte desde la botella a la copa, celebrando que el 13 de febrero de 2010 tuve algo que celebrar.