martes, 25 de agosto de 2009

Rinascimento


Lo tengo, lo tengo, lo tengo.

Tengo un nombre que me apasiona, un lugar que me seduce, una historia que contar. Lo tengo, lo tengo, lo tengo.

Tengo nuevas escenas que me salen de dentro, no de donde las neuronas hacen sinapsis sino de donde el músculo palpita, la hemoglobina se agita, los iones te cortan la respiración.

Lo tengo, lo tengo, lo tengo.

Tengo el tono, tengo la voz, tengo los personajes en el lugar exacto en el que los quiero tener. Tengo aire, agua, tierra y fuego y el universo en orden, como debe ser. Los buenos son buenos, los malos son malos, las chicas son chicas y los chicos... Los chicos son espectaculares.

Tengo el odio, la lujuria, la acción, el miedo, el amor, el descubrimiento, la venganza, el sacrificio y la desesperación bullendo a mi alrededor. Dentro de mí.

Pero, sobre todo, tengo unas ganas ardientes de echarlo fuera. Esta vez sí. Todo sigue su curso natural y yo vuelvo a caer en las alas de la tentación. Los errores se pagan. Me alegro de haber pagado el mío con una novela como ésta.

Lo tengo, lo tengo, lo tengo.

Recupero la confianza en mí misma y vuelvo a nacer en esta reencarnación infernal que ya echaba de menos.

5 comentarios:

Juyou dijo...

oleee!! pues venga a escribir y espero leer los resultados!
besotesss!

Bego dijo...

Cuánto me alegro de que lo tengas. Y además me alegro de que suene tan italiano y de que los chicos sean espectaculares... ya estoy deseando leerla.

Victoria Rodríguez dijo...

Enhorabuena por haber encontrao de nuevo el camino... Ponte a escribir como una loca y deja que te salga todo eso que tienes dentro, que seguro será maravilloso.

Un beso

Alassë dijo...

¡¡3 urras por tu corazón palpitando (y bombeando) hacia las teclas!! :)

Ava dijo...

Desde luego el nombre es espectacular, buena pinta...