miércoles, 25 de marzo de 2009

Indefensión aprendida

Hace exactamente un mes, mi vida estaba donde yo quería que estuviera. Estudiaba. Escribía. Me sentía útil, me creía inteligente.
Bajo condiciones de incontrolabilidad e impredecibilidad de los estímulos, los sujetos tendemos a desarrollar indefensión aprendida. Es decir, que hagamos lo que hagamos, el éxito o el fracaso no depende de nosotros mismos, sino que es otro el que parte el bacalao. El que maneja los hilos, el que tiene la llave.
Desde hace un mes estoy sometida a condiciones de incontrolabilidad e impredecibilidad casi permanentes. Los profesores deciden mis notas en una partida al solitario, las editoriales se juegan mi publicación en un casino de Las Vegas y las musas se sienten inspiradas cuando sacan un doble seis en los dados.
A día de hoy, mi vida está descontrolada, y yo con ella. Desquiciadas. Las dos. No estudio. No escribo. Me siento imbécil.

4 comentarios:

Marigelen dijo...

Pues yo me encuentro en plena crisis, tanto en mi trabajo como con la novela.
Así que de poco te puedo ayudar. Solo decirte que me encanta como escribes y como eres en persona y que siempre tendrás un amiga en Sevilla con la que contar cuando lo necesites.

Nieves Hidalgo dijo...

Ánimo Érika, que temporadas así les hemos tenido todos. Se pasa, ya lo verás. No te cierres y por supuesto no te sientas imbécil. Escribes maravillosamente y algún día verás tus escritos pulicados. Estudia y nunca dejes de escribir. Que las cosas sigan su curso. No te obsesiones. Escribir ayuda a seguir, no dejes de hacerlo. Aunque luego tires todo lo que has plasmado en el papel porque no te gusta, siempre sirve. Es como dar lo primeros pasos de una larga carrera. LLegarás a la meta... en todo ¡ya lo verás!
Yo esperé 25 años para ver mi primera novela publicada. No te obsesiones con ello. Escribe sólo por placer, que tu día llegará. No tengas prisa.
Un beso muy grande.

Pilar Cabero dijo...

No te preocupes. Imagino que será saturación mental.
A mí me pasa de vez en cuando.
Los demonios volverán a contarte su historia. Ten paciencia.
Besitos.

Anónimo dijo...

asi es la vida de perra..,estas en un buen momento y de golpe vienen los malos,pero pasa,todo pasa,y lo tuyo pasara tambien,solo tienes q tener un poco de paciencia y sacar fuerza,por minima q sea, para poder seguir luchando por tus metas ansiadas!!
ánimo y adelante!intenta ser positiva y ver los pequeños detalles buenos de cada dia!!
y ya sabes q para lo q sea nos tienes a Anina y a mi ahi!!
un besazo!y arribaaa!!q no te quiero ver asi,eh;)?!!

Patri